Atardecer en Odaiba

Publicado por Antonio Tajuelo

  8

  Odaiba

 

Atardecer en Odaiba

Odaiba es uno de esos lugares donde misteriosamente el tiempo se detiene y uno puede llegar a sentirse al margen del transcurrir del mundo. Algo así como presionar el botón de "pausa" mientras se juega a un videojuego.

Todo es tan artificial, como la propia isla en sí misma, que te sientes encapsulado fuera del mundo real. Quizás sea porque en Odaiba solo existe la diversión: las familias que acuden a pasar el día, los grupos de estudiantes que vienen a los centros comerciales, los jóvenes que por la noche se dedican a beber y bailar en las discotecas. En cualquier caso, el mundo de los sacrificios y las obligaciones siempre queda fuera de Odaiba: el mundo del trabajo, el mundo de estudiar en la escuela o el mundo de las facturas que hay que pagar.

La línea Yurikamome circula alrededor de toda la isla como si se tratase de un tren de juguete: sin conductor, con un ritmo constante que nunca se detiene independientemente de que suban viajeros en las estaciones o no.

Mirar el atardecer desde Odaiba me recuerda otro detalle importante sobre Tokyo. Es una ciudad grande. Inmensa. Es una ciudad que, te ubiques donde te ubiques, nunca encontrarás un punto desde donde puedas observarla completa desde fuera. Una ciudad que, aunque intentes rodearla, siempre es ella la que te rodea a ti.

Tokyo es capaz de generar sensaciones extrañas que uno no había vivido anteriormente y que, de hecho, ni se había planteado. Entre tantas descripciones posibles, Tokyo para mí es una ciudad extraída de un sueño infantil. Un lugar reluciente, infinito, donde la mayor parte de las personas viven vidas anónimas dentro de su comunidad y donde a veces cuesta saber dónde está el norte y dónde está el sur.

En definitiva, Tokyo es una ciudad única en su especie. Una colmena gigante, donde millones y millones de vidas humanas se mueven de un lado a otro a un ritmo muy veloz y donde todas las piezas, desde la primera hasta la última, consiguen encajar a la perfección (para mi sorpresa).

Esta es la última entrada por el momento sobre la isla de Odaiba. Incluye varias fotos de la caída del sol. Espero que las disfrutes ^^.

Atardecer en Odaiba
Atardecer en Odaiba
Atardecer en Odaiba
Atardecer en Odaiba
Atardecer en Odaiba
Atardecer en Odaiba
Atardecer en Odaiba
Atardecer en Odaiba
Atardecer en Odaiba
Atardecer en Odaiba
Atardecer en Odaiba
Atardecer en Odaiba

¡Y finalmente el sol se ocultó! :)

Relacionado

Estación de Shinjuku

  hace 1 mes

Shinjuku

  hace 3 meses   2

Club Rockabilly de Tokio

  hace 4 meses

Más sobre Viajes en Japón

Comentarios (8)

diego Responder

como puedo aser esas fotos quiero aprender que me recomiendas estudiar tengo 21 vivo en tijuana

Jacob Andrade Valencia Responder

Padrisimas Imagenes

Alguien Responder

Ver las imágenes dan cierta tranquilidad.

Francisco Responder

Ufff, que fotos tan buenas. Muy bacano como se ve el descenso del sol. Ocultándose.

Luheca Responder

Geniales tus fotos y con la narración casi me encontré allí. Gracias por compartir.

Alguien Responder

Excelentre trabajo contactemonos @rev istagrama. Celular 316-3284552

marmalade Responder

qué calor!! :)