Viaje a Japón durante el COVID-19

2
Viajes en Japón

En el libro de fantasía “El Hobbit”, su protagonista Bilbo Bolsón se embarcaba en una aventura que le cambiaría para siempre. En mi caso, comparto el mismo sentimiento con Bilbo. Es una sensación muy rara dejar toda una vida atrás y reconozco que en los últimos meses he sentido un poco de vértigo incluso.

Después de que Bilbo viviera la aventura relatada en El Hobbit, le aconsejaba a su sobrino de la siguiente manera: “Es muy peligroso, Frodo, cruzar la puerta. Vas hacia el camino, y si no cuidas tus pasos no sabes hacia donde te arrastrarán."

Pues bien, creo que hoy estoy empezando mi propia aventura :)

Despidiéndome de mi padre en el Aeropuerto de Madrid-Barajas. Debido al COVID-19, no se puede entrar en el aeropuerto salvo que dispongas de billete de avión, así que la despedida en estas circunstancias especiales tuvo que ser en la estación de tren del aeropuerto.

Una de las cosas malas de viajar en avión es que hay que pasar por muchas etapas hasta empezar el viaje y esto puede tomar bastante tiempo. En este caso: facturar la maleta, pasar el control de seguridad, tomar el tren del aeropuerto que conduce hasta la terminal y pasar el control policial de pasaportes.

No obstante, debido a que me marcho a Japón para trabajar, también he necesitado tramitar el visado, registrarme la temperatura corporal durante los 14 días anteriores al viaje y realizar una prueba PCR. De todos estos requisitos, la prueba PCR me pareció el más desagradable. ¡Urghh!

El Aeropuerto de Madrid-Barajas completamente vacío durante la pandemia del COVID-19. Normalmente a España llegan muchísimos turistas y la actividad en el aeropuerto es muy intensa pero en 2020, sus instalaciones estaban desiertas prácticamente.

En la terminal 4 del aeropuerto de Madrid hay dos edificios desde donde embarcar en los aviones. En mi caso, he necesitado tomar el tren subterráneo del aeropuerto para llegar a la zona de embarque. Estos trenes del aeropuerto son automáticos y no tienen maquinista.

Los puntos en el suelo sirven de guía para guardar la distancia social, pero había tan poca gente...

La zona de embarque de la terminal 4 completamente desierta. Casi todos los aviones están en tierra aparcados y las instalaciones están sin utilizar.

¡Menos de 25 salidas en todo el día! Nunca había visto algo así en el aeropuerto de Madrid.

Es interesante observar cómo preparan los aviones que van a despegar: repostaje de combustible, descarga y carga de equipajes y mercancías, entrega de las comidas para el viaje...

Asientos del aeropuerto deshabilitados para evitar la concentración de pasajeros. Realmente no hay muchos pasajeros...

Los vuelos directos entre Madrid y Tokio han sido suspendidos pues no hay suficientes pasajeros como para que tenga sentido mantener esa conexión. Desde abril de 2020, Japón ha impedido la entrada de turistas al país.

Mi viaje, por tanto, es con Qatar Airways, haciendo una escala en Doha (Qatar).

¡Siempre es interesante ver qué comidas ofrece cada aerolínea durante el vuelo!

El vuelo entre Madrid y Doha dura aproximadamente 6 horas. El avión iba apropiadamente al 15% de su capacidad total.

Todos los pasajeros en este vuelo han de utilizar mascarilla y pantalla protectora de plástico para evitar los posibles contagios de COVID-19. En mi experiencia, me he sentido muy seguro durante el vuelo debido a que había muy pocos pasajeros.

Llegada a Doha. Mi primera vez en Qatar, aunque solamente es por 2 horas.

En el aeropuerto de Doha, ordenadores Mac para conectarse a internet y entretenerse antes de tomar el siguiente vuelo.

Aquí los asientos también estaban limitados.

Interesante ver cómo las tiendas del aeropuerto de Doha siguen abiertas incluso de madrugada. A diferencia del Aeropuerto de Madrid-Barajas, en Doha sí había más tránsito de viajeros, pues aquí se realizan muchas conexiones de vuelos entre Europa y Asia.

Destinos de los vuelos, generalmente a Europa o Asia, pero también a África y a Oceanía.

Mi avión para el vuelo desde Doha hasta Tokio. En esta ocasión el vuelo dura 12 horas aproximadamente, por lo que este viaje es de 18 horas de vuelo en total.

¡Lo mejor que me ha dado este vuelo han sido las vistas del Himalaya! No contaba con esta sorpresa. Los aviones suelen volar a unos 10.000 de altura, pero en el Himalaya hay muchas montañas que llegan a los 6.000 metros de altitud. En el caso del Everest, mide más de 8.000 metros. Por tanto, a pesar de volar a 10.000 de altura, ¡las montañas se ven muy cercanas!

Nunca en mi vida había visto tantas montañas y tanta nieve. En tierra, no se ve ninguna señal de vida humana.

El desierto del Gobi, otro gran paraje natural del mundo disponible para ser disfrutado durante el viaje. Dado que el avión iba prácticamente vacío, podía moverme libremente entre los asientos para disfrutar de las vistas. 😊

Dentro del avión reina la tranquilidad. El avión es un Airbus 350. Es un avión bastante ancho y transporta a 9 pasajeros en cada fila de asientos.

Me encanta ver las cámaras del avión mientras viajo. Este avión dispone de varias, así que es posible ver el avión y los alrededores desde la cámara instalada en el alerón de cola o desde debajo del avión.

Tras sobrevolar China, acercándonos a la península de Corea. Desde aquí quedan 2 horas más hasta llegar a la ciudad de Tokio.

Normalmente hace falta rellenar dos documentos durante el vuelo antes de llegar a Japón: el documento de inmigración y el de aduanas. Sin embargo, en esta ocasión también es necesario rellenar documentos médicos así que el trabajo administrativo crece. En los vuelos como este, de más de 10 horas, es bueno entretenerse con diferentes actividades.

En este vuelo en concreto, Qatar Airways ofrece conexión a internet gratis, pero no siempre es el caso y muchas veces hay que entretenerse de otras maneras.

¡Por fin en tierra!

En esta ocasión, no se puede decir que el viaje termine al aterrizar, pues aún me esperaban 6 horas más de trámites en tierra y otra prueba PCR de bienvenida al país.

Me siento contento de haber llegado a Japón pero el siguiente paso son 14 días de cuarentena obligatoria encerrado en un hotel junto al aeropuerto.

¡Continuaré actualizando! ¡Un abrazo para los lectores!

Relacionado

Atardecer en Odaiba 3

hace 1 día

Gundam Unicorn de Tamaño Real

hace 2 semanas

Año Nuevo 2021 en Japón

hace 2 semanas 2

Templo Ueno Tōshō-gū

hace 2 semanas 2

Más sobre Viajes en Japón

Comentarios (2)

Steven Responder

Grande tomodachi!Seguiré tus aventuras via online! Disfruta de cada momento que te depara en esta aventura y sabes que si necesitas cualquier cosa aquí está un servidor para lo que necesites.Mantente fuerte ante las adversidades que te deparan!